Se caracteriza fundamentalmente por el soldado de una cremallera en los laterales de la lona que discurre por una guía de dimensiones reducidas. Esto evita que la tela se pueda salir del sistema con la acción del viento. Sus grandes medidas permiten que se pueda adaptar a todo tipo de ventanales y cerramientos.